El capricho de la dirigente del Partido Acción Nacional (PAN) Natividad Díaz por imponer a un expriísta de negros antecedentes como candidato a la presidencia municipal de Oaxaca de Juárez, ha provocado la inconformidad de militantes que han abandonado ese partido.

Luego de que se anunciara de manera oficial la candidatura de Samuel Gurrión, comenzó la desbandada en Acción Nacional, al igual que ocurriera en el PRD, pues la militancia asegura desconocer los méritos de el empresario juchiteco para ser el elegido.

Pese a las manifestaciones de los panistas, Natividad Díaz se empeñó en que fuera Gurrión el candidato, al parecer obedeciendo a un importante acuerdo económico para darle dicha posición.

La decisión de Naty Díaz podría representarle dividendos, pero sin duda, le restará votos al PAN, partido cada vez más debilitado y afectado por la traiciones de su dirigencia.