El diputado Juan Antonio Ixtlahuac Orihuela (PRI), secretario de la Comisión de Economía, afirmó que con la imposición de aranceles al aluminio y acero, el gobierno de Estados Unidos, envía un mensaje a México y Canadá de que deben ajustarse a sus condiciones en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

“Esa medida es un atentado; el anuncio de una guerra comercial” y un mensaje a México y Canadá para que se ajusten y sean las condiciones de Estados Unidos “las que se impongan en la negociación del TLCAN”, dijo el legislador en declaraciones a la prensa.

Este jueves, el presidente estadounidense Donald Trump confirmó una imposición del 25 por ciento a las importaciones de acero y de 10 por ciento a las de aluminio, exentando de esta medida a México y Canadá; sin embargo, advirtió que si la renegociación del TLCAN fracasa, esos aranceles también se les aplicarán.

Ixtlahuac Orihuela consideró que la decisión de imponer esos aranceles “no es una posición seria, porque estamos en plena renegociación del TLCAN y mandar esta señal de que si México y Canadá no se ajustan” a sus condiciones en la negociación, “entonces habrá alzas a los aranceles de acero y aluminio” mexicano y canadiense.

El también secretario integrante de la Comisión de Asuntos Migratorios estimó que la imposición de dichos aranceles “avizora una guerra comercial” que tampoco favorece al vecino país del norte “que importa cuatro veces más de lo que exporta en acero”, por lo que el gobierno de Estados Unidos “debe replantear su estrategia comercial”.

Reiteró que esa clase de decisiones “ponen en riesgo el fortalecimiento de la economía mundial. Son medidas desafortunadas, políticas públicas muy erróneas que no solo atentan contra la certidumbre económica, sino también contra las relaciones políticas y económicas (internacionales)”.

MAV/HSF