Por: Gildardo Mota/Primera Parte

Un quebranto superior a los tres mil millones de pesos habrían cometido los ex funcionarios del Gobierno del Estado, Jorge Castillo Díaz y Gerardo Cajiga Estrada, esto en contra del Gobierno del Estado, en cuya de red de complicidades estarían involucrados Enrique Arnaud Viñas, Alberto Vargas Varela, Juan José Álvarez Candiani, Rafael Pérez Gavilán, Carlos Melgoza, Federico Sada, Horacio Sainz, Edmundo Pérez Escobedo, Enrique Ramírez Tenorio, Salvador Monroy Rodríguez y Rogelio Hernández Cazares.
Pero el quebranto millonario al Gobierno del Estado de Oaxaca podría ser mayor, pues la red de complicidades es amplia e involucra a otros personajes como Raúl Serrano, Alberto Benítez Tiburcio, Sergio Arnaud y Ricardo Cid, quienes recibían órdenes de Jorge Castillo Díaz y Gerardo Cajiga Estrada para cometer fraudes mediante créditos puentes que adquirían con el Grupo Financiero Interacciones, propiedad de Carlos Hank Rhon y Carlos Alberto Rojo, presidente del Consejo de Administración y Director General de dicha financiera, respectivamente.
De acuerdo a información oficial que posee el Órgano Superior de Fiscalización del Estado durante el Gobierno Estatal que encabezó Gabino Cué Monteagudo se contrajo con el Grupo Financiero Interacciones una deuda pública superior a los 3 mil 950 millones de pesos, de los cuales 3 mil 650 millones de pesos fueron créditos de corto plazo y 300 millones a vencimiento más amplio.
De acuerdo a fuentes de digno crédito, Sergio Castro, Jorge Castillo y Gerardo Cajiga Estrada, el primero evasor del fisco, el segundo operador financiero de Gabino Cué Monteagudo y el tercero, ex Secretario de Finanzas, endrogaron con el Grupo Financiero Interacciones a los 45 municipios más importantes de Oaxaca.
Y es que Cajiga Estrada, antes de dejar la Secretaría de Finanzas para trasladarse a la Ciudad de México a colaborar como directivo del Grupo Interacciones y aprovechando las reformas legislativas que permitieron que la Secretaría de las Infraestructuras y el Ordenamiento Territorial Sustentable absorbiera facultades de la Coordinación General del Comité Estatal de Planeación para el Desarrollo de Oaxaca, dejó armado el esquema jurídico financiero con apoyo del entonces Consejero Jurídico del Poder Ejecutivo, Víctor Hugo Alejo Torres.
Entre 2010 y 2012, Cajiga Estrada conforma un área de inteligencia en la Secretaría de Finanzas, mediante la cual presionan a las autoridades municipales para cobrarles comisiones para la aprobación de mezcla de recursos, incluso el entonces Secretario de Administración, Alberto Vargas Varela adquiere con recursos públicos 450 ambulancias que son entregadas mediante condicionamientos económicos a igual número de municipios.
En la aplicación de comisiones, moches, que se aplicaron a las autoridades municipales, se involucró el subsecretario de Finanzas, Alberto Benítez Tiburcio y Juan Alba, asimismo trascendió que Cajiga Estrada con apoyo del Grupo Interacciones blanquearon intereses en beneficio del Gobernador, Gabino Cué Monteagudo y el ex funcionario de su gabinete, como es el caso de Jorge Castillo Díaz, ex representante del Gobierno de Oaxaca en la Ciudad de México.
Cabe agregar que, mediante el Grupo Interacciones, se realizó con la Aseguradora del mismo nombre, el manejo de una nómina financiera en donde se encontraban trabajadores de la administración estatal y de instituciones educativas como el Colegio de Bachilleres de Oaxaca y el Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado de Oaxaca.
Con la citada nómina, operada por Cajiga Estrada y el Grupo Interacciones, se aseguraron a los cerca de 40 mil trabajadores del Gobierno del Estado, en este esquema se halla la liquidación del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca, pues se produjo la cancelación de todos los mecanismos que existieron tanto en el pago de impuestos como en la nómina.
Es importante mencionar que de igual forma, Jorge Castillo Díaz y Alberto Vargas Varela crearon fideicomisos que operaron a través de Federico Sada y Carlos Melgoza, los cuales consistían en no pagar impuestos para generar ingresos del orden de los 16 millones de pesos al mes, este recurso se lo repartían los citados ex funcionarios.
En 2014, Castillo Díaz realiza un millonario convenio con Cementos de México, CEMEX, se calcula también una millonaria suma de dinero, y es que el citado operador financiero de Gabino Cué Monteagudo ordenaba a todos los encargados de las áreas administrativas del Gobierno del Estado a contratar los servicios de proveedores que recomendaba conforme a sus intereses.
Para cumplir lo anterior, Castillo Díaz se valía de Raúl Serrano y Rafael Pérez Gavilán, este último ex funcionario de los Servicios de Salud de Oaxaca y asesinado en marzo de 2015, esto para callarlo, pues trascendió que denunciaría las corruptelas cometidas al interior del Gobierno del Estado, en particular en los SSO.