• México nunca había vencido a Alemania en un Mundial
  • El Tri ha ganado 5 de sus últimos 6 partidos de debut mundialista
  • Hirving Lozano marcó en su debut mundialista

Por Martín Langer, con México

No estaba en los pronósticos. Quien afirmara que se lo imaginaba, probablemente estaría mintiendo… siempre y cuando no se llamara Juan Carlos Osorio, o fuera alguno de sus jugadores. Durante meses, el técnico de la selección mexicana fraguó un plan para derrotar al campeón del mundo, y hoy, en el Estadio Luzhniki, el Tri lo ejecutó a la perfección.

Te explicamos los puntos fundamentales del plan para la noche histórica de México en Moscú.

Presión constante

“Conocemos el estilo de Alemania y sabíamos que el éxito de su sistema pasa por las piernas de Toni Kroos, así que nuestra prioridad número uno era neutralizarlo”, nos explica Javier Hernández. “Pero no solo se trataba de hacerlo con él. A mí me tocaba estorbar lo más posible a Hummels que es su defensa que mejor toca el balón. La idea era interrumpir el flujo de su juego”.

Es verdad que Alemania tuvo mayor tiempo de posesión en el juego, sobre todo en la segunda mitad, pero la presión de México nunca dejó estar cómodo al campeón del mundo. Prueba de ello son los 38 balones recuperados por el Tri, contra solo 31 de los germanos.

Velocidad en el contragolpe

“Sabíamos que “el Profe” llevaba meses trabajando en el plan, pero a nosotros nos lo dijo hace poco. La idea era presionar, pero también desdoblar lo más rápidamente posible y aprovechar la velocidad de nuestros jugadores de arriba”. Así explica la idea de juego de México Héctor Herrera, que tuvo una actuación destacadísima.

Fue precisamente él quien inició la jugada del gol de México. Con un pase magnífico, proyectó a Chicharito, quien a su vez habilitó a Hirving Lozano para que el delantero del PSV sacudiera la red. Y no fue la única ocasión de peligro similar generada por El Tri. Una y otra vez sus jugadores aprovecharon los espacios dejados por el mediocampo alemán para poner peligro el arco de Neuer.

 

Confianza plena y unión de grupo

“Este triunfo es de todos los jugadores pero, sobre todo, del ‘Profe’ Osorio”, afirmó el mediocampista Edson Álvarez, que entró de relevo durante el partido. “Sabíamos que había preparado mucho el partido y nos pusimos en sus manos. Y él también confió en nosotros. En mi caso, le agradezco enormemente por darme la oportunidad de jugar un Mundial con solo 20 años”.

Sus palabras no son un caso aislado. Todos los integrantes del equipo mexicano hablan del increíble ambiente dentro del equipo, y de la fe que tienen en las ideas de Osorio, a quien ‘Chicharito’ definió como “un genio”. Y el sentimiento es mutuo. Al terminar el partido, el colombiano afirmó: “el crédito es para los jugadores. Los de experiencia contagiaron a los jóvenes y todos compitieron muy bien. Tuvimos coraje. Jugamos por el amor a ganar y no por el temor a perder”.

Un continuo aprendizaje

Hace un año, en la Copa FIFA Confederaciones 2017, México fue derrotado 4-1 por Alemania. Para Héctor Herrera, ese resultado fue fundamental para el triunfo de hoy. “Por supuesto que aprendimos de lo que pasó ese día. Entendimos que no podíamos dejarles tantos espacios, que teníamos que presionarlos constantemente. Ese juego fue fundamental”.

Y precisamente dentro de ese panorama de aprendizaje, Hernández no quiso entusiasmarse de más por el resultado. “¿De qué serviría que hayamos ganado hoy si luego perdemos con Suecia y Corea? Obviamente celebramos en el vestidor, pero fue muy ecuánime. Es el primer paso y todavía falta mucho camino”.

Palabras mesuradas, que, sin embargo, contrastaban con las entusiastas celebraciones de los aficionados del Tri, durante y después del partido. Es verdad, queda aún mucho trecho de Rusia 2018, pero este 17 de junio ya ha quedado para siempre grabado en los libros de historia para México.