El coordinador de los diputados de NA, Luis Alfredo Valles Mendoza, aseveró que, a pesar de la coyuntura política que atraviesa el país, es puntual privilegiar que se dé continuidad al empoderamiento de las mujeres dentro de la dinámica laboral mexicana.

En un comunicado, señaló que, según cifras del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), tan sólo durante los cinco primeros meses de 2018, el número total de empleadas registradas fue de 186 mil 784, 16.5 por ciento más que en el mismo periodo en 2016.

“Estos datos constituyen el registro más alto para la generación de empleos femeninos desde 1998, no obstante aún falta que estas cifras se vean reflejadas en plazas estables, motivo por el cual es puntual dar continuidad a privilegiar empleos formales a las mujeres, en beneficio de la economía nacional y de las familias mexicanas”, afirmó.

El también secretario de la Comisión de Hacienda y Crédito Público apuntó que, para ello, se debe dar continuidad en el corto, mediano y largo plazos, a la generación de empleos en relación con el crecimiento acumulado de la población ocupada diferenciada por género.

Señaló que, a pesar de que desde 1970 ha incrementado de manera sostenida la participación de las mujeres mexicanas en el sector económico del país, éstas “aún siguen encontrando obstáculos para conseguir espacios determinantes en cargos directivos y en los espacios de toma de decisiones”.

El diputado por Durango agregó que, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en 1970 sólo 17 de cada 100 mujeres desarrollaban actividades económicas, en contraste con la realidad actual, donde el número de trabajadoras se ha incrementado en casi 44.

Indicó que en el cuarto trimestre de 2017, según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), 43.9 por ciento de las mujeres mayores de 15 años tienen o están buscando un empleo, pero de las que se reporta una plaza laboral, seis de cada 10 perciben dos salarios mínimos o menos al mes.

El diputado de NA recordó que su bancada presentó, durante el último año de ejercicio de esta legislatura, iniciativas de reformas en beneficio de las mujeres, como una propuesta para reformar el artículo 34 de la Ley General para la Igualdad entre Mujeres y Hombres, a fin de incentivar una mayor inclusión de mujeres en los puestos directivos de las empresas privadas.

También una iniciativa para modificar el artículo 2 de la Ley del Servicio Profesional de Carrera en la Administración Pública Federal, así como diversos exhortos a distintas dependencias de la administración pública federal, cuyo objetivo es empoderar a las mujeres en todos los sectores y brindarles certeza económica, jurídica, salarial y laboral, en todas las etapas de su vida.

“En Nueva Alianza estamos convencidos de que dar a las mujeres la oportunidad de colaborar en puestos directivos y el que sean una prioridad en la vida pública del país, se verá reflejado en un mayor crecimiento económico”, concluyó.

JGM