De acuerdo al estudio “Manifestación de Impacto Ambiental” (MIA) realizado por el Instituto Mexicano del Petróleo (IMP), el proyecto de la Refinería Dos Bocas es una alternativa viable para impulsar el desarrollo económico y social de la región. La MIA asegura la sustentabilidad del proyecto y su concordancia para la preservación del medio ambiente, cumpliendo con la normatividad aplicable.

Este estudio es exhaustivo en la identificación de los probables peligros y riesgos propios del sitio, así como de los impactos ambientales del proyecto, con lo cual hace posible definir de manera precisa las medidas y las acciones para mitigar, controlar y compensar los impactos y los riesgos asociados al proyecto.

Con base a lo anterior se contará con una infraestructura segura y confiable, que operará cumpliendo con los más altos estándares aplicables a este tipo de instalaciones.

En el aspecto ambiental, las afectaciones son moderadas y las acciones para su control, mitigación o compensación consisten en diferentes sistemas de control ambiental, programas de manejo, rescate y reubicación de fauna, así como programas de reforestación, que se complementan con medidas estratégicas para la reducción de emisiones y para garantizar la integridad de las comunidades.

Finalmente, el proyecto fomentará y mejorará la calidad ambiental a través de la producción de combustibles limpios.