• Román Meyer Falcón, titular de la Sedatu, participó como testigo de honor

​​

  • Con este convenio, las personas que viven en asentamientos humanos irregulares y no pueden cubrir el costo de regularización de sus lotes, tendrán certeza jurídica a través de sus escrituras

Ciudad de México, 5 de julio, 2019.- El Instituto Nacional del Suelo Sustentable (INSUS), organismo descentralizado del sector coordinado por la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), y el Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales (INDAABIN), organismo público desconcentrado de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), firmaron un convenio de colaboración que tiene como finalidad contribuir y promover el desarrollo urbano, el ordenamiento y la planeación territorial y así combatir el rezago social en materia de vivienda.

En la firma, que tuvo como testigo de honor a Román Meyer Falcón, titular de la Sedatu, participaron el presidente del INDAABIN, Luis Mariano Cortés Salazar y el Director General del INSUS, José Alfonso Iracheta Carroll.

La colaboración tiene por objetivo que el INDAABIN, instituto cuyo objeto es administrar y valuar el patrimonio inmobiliario federal y paraestatal, participe en la valuación de los inmuebles en los que el INSUS aplique el Programa para Regularizar Asentamientos Humanos, lo que permitirá dar certeza jurídica a las familias que viven en asentamientos humanos irregulares y que no pueden cubrir el costo de regularización de sus lotes.

En su intervención, Meyer Falcón sostuvo que “como gobierno federal, tenemos la obligación de retomar la rectoría del Estado a través del ordenamiento territorial y creo que el INDAABIN y el INSUS son piedra angular en esta nueva política”.

Luis Mariano Cortés Salazar, presidente del INDAABI, agregó: “el futuro depende de lo que hagamos hoy, con las herramientas de que disponemos: la planeación, el conocimiento de nuestras tareas, el cumplimiento de la normatividad. Pero también –y tal vez sobre todo– nuestro espíritu de colaboración”.

Por su parte, el director general del INSUS, destacó la importancia de esta colaboración, debido a que la irregularidad crece porque no existe una oferta de suelo para la población más pobre y añadió que si se sigue con la lógica de regularizar, nunca se terminará con el problema; en este sentido, «el Programa Nacional de Suelo busca adelantarse a esta problemática generando esta oferta para las familias de bajos ingresos».

Se estima que en México hay entre 7 y 7.5 millones de predios irregulares y que éstos tienen un incremento de 90 mil al año en promedio, lo que involucra a 360 mil habitantes. Además, se calcula que una de cada cuatro viviendas en nuestro país no cuenta con escrituras o títulos de propiedad.

Cabe señalar que una de las estrategias del Gobierno de México para el sector es dar certeza jurídica de la tenencia de la tierra, impulsando así el derecho a la propiedad urbana y el derecho a la ciudad, lo cual está dentro de los objetos del INSUS en tanto organismo que impulsa la gestión y regularización del suelo con criterios de desarrollo territorial, planificado y sustentable.

A la fecha, el INSUS ha suscrito ocho Convenios de Colaboración con cuatro entidades de la República.