cri cri

* CRI-CRI le cantó a los abuelos de mis abuelos, y le seguirá cantando a mis tataranietos.

* Universo de fantasías e ilusiones fue (y seguirá siendo) para muchas generaciones, ya que nos dejó una maleta con 216 canciones y kilos de cuentos con las aventuras de su alma musical: Cri Crí, el Grillito Cantor.

 

DEDICATORIA: TA MANUEL NURICUMBO.

 

¡PIDO LA PALABRA! Desde esta tribuna periodística para contarte un cuento ya contado muchísimas veces, las mismas veces que repetido ha sido el trabalenguas: “cuando cuentes cuentos cuenta cuantos cuentos cuentas”.

Todos tenemos una abuelita, ella se llama historia, y en uso de la palabra nos dice: Eraseuna vez en el “País de los sueños”…

Envolviendo a los pequeños en un halo de fantasías e ilusiones, llega “El Mundo de Cri Cri” a nuestros oídos. Como si de un baúl escaparan viejos personajes y canciones.

¡Toma el llavero abuelita
y enséñame tu ropero!
Con cosas maravillosas
y tan hermosas que guardas tú.

¡Toma el llavero abuelita
y enséñame tu ropero!
Prometo estarme quieto,
y no tocar lo que saques tú.

Y nos va narrando la abuelita, como cuando nos lleva de la mano, paso a pasito: “Cri-cri, el grillito cantor, nació hace tiempo, el 6 de octubre de 1907: entre cerros, lluvia, bosques y manantiales. Creció muy alto y era aficionadoa aprender; así, aprendió todo lo que pudo, especialmente geografía, matemáticas, astronomía, cuentos y música. Estos dos últimos los aprendió más, de modo que los combinó en distintos tamaños y formas. Tanto se dedicó a eso, que acabó trabajando de compositor.”

Ante la curiosidad y la atención de los pequeñines la abuelita, sigue narrando la historia del abuelo de los cuentos musicales: “Desde el 15 de octubre de 1934, Francisco Gabilondo también se empezó a llamar Cri Crí y cantó sus cuentos musicales en la radio durante casi 27 años. Luego, continuó con su vocación de aprender, asimilando mucha historia, idiomas y grandes cantidades de astronomía. Hasta se comió unos chocolates. Cuando cumplió 30,385 días de edad, optó por irse a vivir definitivamente al País de los Sueños el 14 de diciembre de 1990. Pero dejó una maleta con 216 canciones y kilos de cuentos con las aventuras de su alma musical: Cri Crí, el Grillito Cantor.

Te acuerdas estimado lector de:

Los cochinitos ya están en la cama
muchos besitos les dio su mamá
y calientitos todos con pijama
dentro de un rato los tres roncarán.

Uno soñaba que era rey
y de momento quiso un pastel
su gran ministro hizo traer
500 pasteles nomás para él.

 

¡Qué sabor, sí sabor musical envuelto en inocencia y candor de los cantos del gran Cri-Crí!

 

 

LA FRASE A REFLEXIONAR: “SOMOS POLVO DE ESTRELLAS… SOMOS CARNE Y PALABRA…”: STARGAZER.