image

* El popular organizador de bailes, Héctor Santiago, se alejó del pueblo, no realiza obras, lleva una autoridad a base del garrote y juega al político en este municipio con graves rezagos sociales.
* El prepotente alcalde se desentiende de la mujer policía que perdió la vida en cumplimiento de sus funciones.

Mario Girón
Fotos: Pablo Gómez

En el panorama político de Oaxaca, Héctor Santiago Aragón gobierna a Santa Cruz Xoxocotlán con las leyes de Herodes y del Garrote, además de ofrecer una figura intolerante con los pobres, despiadado con los huérfanos de una mujer policía fallecida en accidente, en horas de trabajo; ejemplo de nepotismo, dispendio del presupuesto, carencia de obra pública, golpeador de ciudadanas oponiéndose a corrupción y ahora, el intento de heredarle la presidencia municipal a su hijo, Cristian Santiago Tiburcio.
Es la reflexión de Jesús Vásquez Aguilar, del barrio La Dolorosa, por lo que, sin dudarlo, califica de cochinada al gobierno municipal y de paso subraya que el Edil, El Lobo Mayor, luce soberbio y enloquecido por el poder político y económico tras dejar de trabajar para el pueblo en general e intentar imponer a su vástago, como futuro presidente municipal.
Vásquez Aguilar explica: “es una cochinada porque la inexistencia de la obra pública convierte en penoso el rezago en materia de infraestructura urbana. Lo importante para él, es el rescate de camellones, en donde colocó pendones, anunciando más de 100 obras públicas”.
“Es mentira, El Lobo no ha ejecutado inversiones; cuando un presidente goza de trabajo, con exactitud informa cuántas obras ejecutó, y no como Héctor Santiago Aragón, destacando falsamente y sin precisar más de 100”.
Ley del garrote a opositores
Y en cuanto a que es cobarde con las mujeres, recuerda el episodio de octubre pasado, cuando obedeciendo órdenes de un Edil sin capacidad para hacer negocio millonario saturando la red de distribución de agua, dio luz verde a policías para golpear y “arrastrar” a mujeres de la tercera edad, en el barrio La Dolorosa. La señora Isabel Sánchez, de 69 años, fue lastimada.
En ese barrio El Lobo pretende consumar una obra pública que no pudo cumplirla el ex presidente José Julio Antonio Aquino. Se trata de 18 millones de pesos, obtenidos de una mezcla de recursos entre los gobiernos Estatal y Federal, en el tercer año del pasado gobierno perredista.
Está a punto de concluir el segundo año de gobierno municipal priista de El Lobo, y la obra no se ejecuta, por lo que ahora, aseguró el entrevistado, a “chingadazos y cañonazos de dinero pretenden consumar una obra en donde ya se repartieron ganancias y la constructora de ex Edil perredista esperando para entrar en acción en la última parte del proyecto”.

Dan la Espalda a familia de
mujer policía que perdió la vida

Por lo que respecta a lo despiadado con huérfanos, tenemos el caso de la mujer policía Liliana Cano López, fallecida en trágico accidente el pasado 7 de septiembre, cuando acudía a una capacitación en el cuartel de la policía de Oaxaca de Juárez. Al caer de la batea de la patrulla en la que viajaba, fue atropellada por un camión repartidor de gas LP.
Al respecto, la pareja sentimental de la víctima, Fernando Hugo Salazar Bautista, explicó que hace un par de semanas el presidente Héctor Santiago, con la frialdad característica del aprendiz de político y peor autoridad, respondió que el gobierno municipal no está obligado a indemnizar u otorgar pensión vitalicia, despensa y útiles escolares a Celeste Donají, Abdías Jared y Julissa Fernanda, de 10, 8 y 6 años, hijos de la ex trabajadora municipal.
Por ejemplo, a la petición de pago de la indemnización por riesgo de trabajo durante su jornada laboral, lo que finalmente la llevó a dejar de existir, el Gobierno Municipal respondió que no procede el reclamo ya que el trabajo de Liliana Cano López era administrativo, no de campo.
La autoridad asegura que así lo dispone el Artículo 123 de la Ley Federal del Trabajo, apartado B, fracción XIII, en concordancia con los artículos 26, fracción II, 489, 500, 501, 502, razón por lo cual, asegura en el documento, no existe una relación fundada en la citada ley.
Y subrayan que si no han indemnizado a los beneficiarios por la muerte de la policía, es al no existir una resolución emitida por autoridad competente, en la que se ordene a la autoridad municipal proceder al pago respectivo.
Por lo que respecta a la pensión vitalicia para los tres niños, el gobierno municipal de El Lobo Mayor, respondió que es improcedente, en virtud de que tal concepto es regulado por la Ley del Seguro Social, institución a la cual no estaba inscrita Liliana Cano López, ya que de acuerdo a los artículos 13 y 14, tratándose de municipios, no están obligados a inscribir a los trabajadores.
En el citado documento de respuesta, de igual forma califican de improcedente el otorgamiento de una despensa y útiles escolares para los niños, hasta alcanzar un grado universitario; explican, ya que dentro del pago de las prestaciones que recibía la extinta, no se contemplaba tales conceptos.
Cabe destacar que el responsable del accidente, el policía, Daniel Ruiz Ríos, salió de la penitenciaría de Ixcotel, tras pagar una fianza superior a los 170 mil pesos. Más de 200 policías fueron obligados a cooperar con 500 pesos para reunir el dinero. Hoy el uniformado fue reinstalado en su puesto y sigue cobrando quincenalmente, mientras en el hogar enlutado, tres menores intentan sobrevivir, una vez sentenciados por El Lobo a no recibir justicia por el fallecimiento de la mujer policía Liliana Cano López.