image

• Elevar el nivel educativo con la convergencia de los gobiernos, los padres de familia y los profesores, es posible.
• Destinar el 8% del PIB a la educación no resolvería nada.

 

“Si la sección 22 toma edificios, calles, carreteras, yo tomo el twitter”, expreso el diputado del Partido Acción Nacional (PAN) Gerardo García Henestroza. Estejueves 13 de marzo por la mañana el legislador emitió algunas opiniones a través de esa red social, las cuales generaron revuelo y polémica tanto en los medios de comunicación como en distintos actores políticos, sociales y educativos.

 

En entrevista colectiva señaló que jamás sería su intención atacar la educación obligatoria, gratuita y laica, ni eliminar o limitar las facultades de los sindicatos; “pero ante la reforma educativa nacional, y la omisión del ejecutivo y legislativo locales era necesario llamar la atención para tomar cartas en el asunto. Teníamos hasta el 12 de marzo para homologar nuestra Ley Estatal a la Reforma Educativa, de los 31 Congresos estatales sólo tres incumplimos con la norma: Baja California Sur, Sinaloa y Oaxaca; aquí se firmó un acuerdo el pasado lunes para postergar el debate, pero no es ni adecuado, ni sano y mucho menos benéfico para los estudiantes” exclamó. Además advirtió que se corre el riesgo de no acceder a programas o recursos económicoscontemplados en la Reforma, tal y como lo señaló eltitular de la Secretaría de Educación Pública (SEP)Emilio Chuayffet.

 

Manifestó que existen modelos educativos en otras naciones que ni el gobierno federal, ni el estatal, ni la Sección 22 contemplan para avanzar realmente en materia educativa. “Está el caso de Finlandia, que tiene un 95% de escuelas públicas y que le apuesta a un fino y profundo análisis de las necesidades reales de cada alumno, que es un elemento que está detrás del asombroso éxito del sistema; ellos no invierten más que el 7% del Producto Interno Bruto (PIB) y tampoco se inclinan por horarios extendidos, menos por pedir cantidades excesivas de tarea para hacer en casa”.

 

Recordó que desde la década de los 90 existe en México un reclamo para destinar el 8% del PIB a la educación, pero el modelo en referencia echa abajoese argumento, pues aun cuando se destinara esa cantidad, sería insuficiente toda vez que la mayor parte se aplica en sueldos y prestaciones, “el recurso debe invertirse en borrar toda divergencia entre la escuela y la casa, en la medida de lo posible” abundó.

 

Enfatizó que el marco de vida está concebido para favorecer la continuidad para que el niño se sienta a gusto en la escuela, sin degradaciones: que las instalaciones estén  limpias y se respeten como un segundo hogar, procurando incluso que no esté en el espíritu de los alumnos la idea de manchar, o destruirnada.

 

Y profundizó “el profesorado en ese país europeo tiene un nivel de formación extraordinaria, con una selección previa tan exigente que no se compara con ninguna otra en el mundo”, aclaró que no nos podemos comparar con un país europeo, sin embargo sí se puede adaptar el modelo educativo y lograr resultados favorables a corto, mediano y largo plazo.

 

Otro aspecto fundamental es la familia, en donde se inculcan y redimensionan los valores que proyectan los niños y los jóvenes en la escuela, así como en la sociedad, por lo que un mejor nivel educativo, con la convergencia de los gobiernos, los padres de familia y los profesores es posible, si hay voluntad, concluyó.