image

Por: Gildardo Mota
La pareja sentimental conformada por Reynel Vásquez Zárate y Keyla Eugenio Cruz, el primero director de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, la segunda ex candidata perdedora a la dirección de la Escuela de Ciencias, son impulsados por el rector de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca, Eduardo Martínez Helmes, como posibles aspirantes a sucederle en el cargo durante el proceso electoral que se realizará en mayo de 2016.
Y es que en el caso de Keyla Eugenio Cruz y Eduardo Martínez Helmes, además de un proyecto político “universitario”, les une la sangre, pues la ex candidata a directora de la Escuela de Ciencias es sobrina de Abraham Martínez Alavés, padre del rector de la UABJO y guía moral de los integrantes del Sindicato Universitario de Maestros, cuyo organismo fraguó como contrapeso político al Sindicato de Trabajadores Académicos de la Universidad de Oaxaca, Jaime Mayoral.
Brigadas de universitarios al servicio de Abraham Martínez Alavés, considerado como el verdadero rector de la UABJO, promueven actividades mediante las cuales pretenden posicionar la imagen de la pareja sentimental ante la comunidad estudiantil y académica.
Apenas concluía el Mundial de Futbol, cuando durante el segundo semestre de 2014, el rector de la UABJO, Eduardo Martínez Helmes asistió al Encuentro Internacional de Rectores Univerisa, el cual se efectuó en Río de Janeiro, Brasil, y al que llevó como invitados especiales a Reynel Vásquez Zárate y Keyla Eugenio Cruz.
Durante la elección de la dirección de la Escuela de Ciencias que se desarrolló el 29 de junio, triunfó el académico Raúl Franco, en tanto que la candidata perdedora y propuesta de Abraham Martínez Alavés, recurrió a la descalificación y pretende, mediante el lazo familiar que mantiene con su primo, Eduardo Martínez Helmes, promover la instalación de una comisión, tal y como ocurrió en la Escuela de Enfermería, en donde impusieron en calidad de comisionados a Refugio Merlín y Gabriel Pizarro.
La ambición de Martínez Alavés generó un hartazgo en diversos sectores universitarios, cuyos principales actores ya gestan una serie de acciones para impedir que la UABJO se convierta en un cacicazgo de la familia Martínez Helmes, cuyos integrantes son identificados como priístas, oportunistas, porros y falsos enlaces de la guerrilla sureña, como lo pregona el padre del rector.