image

El presidente del Comité Ejecutivo Estatal del PRD Carol Antonio Altamirano señaló que a tres años, el Gobierno Federal del PRI ha sido un rotundo fracaso, “la realidad del país se caracteriza por el desastre económico, la corrupción y el crecimiento de la pobreza así como por una evidente negligencia e incapacidad del Gabinete Federal para atender los graves problemas que vive México en materia de seguridad pública, impartición de justicia y respeto a los derechos humanos.
El dirigente estatal del Sol Azteca declaró que el PRI no ha cumplido sus promesas de campaña y que el Gobierno Federal es un fracaso, “los datos no mienten, la inseguridad ha aumentado, la pobreza ha crecido en todo el país, y la corrupción es la insignia de este Gobierno, en donde los casos de tráfico de influencias y corrupción, lastiman a la sociedad”, indicó.
Hoy, dijo lo que prevalece es la complicidad e impunidad oficial, como lo simbolizan las compras indebidas de la Casa Blanca y la Casa de Malinalco.
Carol dijo que la política económica del Gobierno priista ha sido un fracaso al igual que sus reformas estructurales. Peña Nieto prometió un crecimiento económico para este año de 3.7 por ciento y apenas se logró el 2.4 por ciento, porcentaje menor al 2.6 por ciento que se había alcanzado en los últimos 30 años, de acuerdo a los que revelan expertos en la materia, refirió.
El líder perredista señaló que la política fiscal del gobierno peñista más que estimular la inversión y apoyar a los contribuyentes, se convirtió en un lastre que ha desalentado la inversión privada y deteriorado la economía de millones de mexicanos, especialmente de las clases medias.
Reprobó también que en los dos últimos años se hubiese incrementado el número de pobres en dos millones más lo que revela el fracaso de sus políticas públicas destinadas a combatir la pobreza.
Condenó también la negligencia y opacidad con la que se ha conducido el gabinete de Peña Nieto para esclarecer el caso de los desaparecidos de Ayotzinapa y de los miles de desaparecidos y secuestrados en lo que va de su sexenio. Todo ello como resultado del clima de violencia que vive nuestro país pero también por la ineptitud y hasta complicidad de muchos de sus funcionarios con la delincuencia organizada.
En ese sentido se manifestó por el respeto absoluto a los derechos humanos y porque desde la nueva Legislatura Federal se impulsen iniciativas de ley que modifiquen radicalmente las políticas públicas en materia económica, social y de seguridad pública y que éstas se traduzcan en paz y bienestar social para todos los mexicanos.