image

Por: Gildardo Mota
Titulares de las Secretarías de Administración y del Trabajo, Alberto Vargas Varela y Daniel Juárez López, respectivamente, incurren en negligencia al propiciar una grave contaminación del Parque “El Tequio” y poner en riesgo la salud de más de 110 empleados que laboran en el área de viveros y cultivo experimental, así como la de cientos de personas que acuden diariamente a realizar actividades físicas y recreativas en la zona del bosque.
Según el reporte de resultados de un dictamen en materia pericial química y toxicología que realizó el laboratorio INTERTEK Testing Services de México S.A de C.V., que se emitió el 29 de julio de 2015, se revela un alto grado de contaminación ante la presencia de 77 diferentes sustancias tóxicas en el suelo del Parque “El Tequio”.
Lo anterior se deriva de una demanda presentada por 53 trabajadores de base de la Comisión Estatal Forestal ante la Junta de Conciliación y Arbitraje para los Empleados al Servicio de los Poderes del Estado de Oaxaca, según se asienta en el expediente 07/2014, la cual además de evidenciar la violación a la Norma Oficial Mexicana NOM-003-STPS-1999, revela la falta de atención en la salud de los empleados mediante el área de Medicina del Trabajo.
En la demanda los empleados de base solicitan a la JCAESPEO que ordene a la Secretaría del Trabajo del Gobierno de Oaxaca a través de su Coordinación de Normatividad e Inspección del Trabajo y su Departamento de Seguridad y Salud en el Trabajo, para que realicen una inspección y recorrido en la fuente de trabajo de los demandantes, para evitar que se sigan generando riesgos de trabajo en materia de salud e higiene.
El dictamen que se conforma por 12 cuartillas en presentación oficio y el cual elaboró la especialista de INTERTEK, María Esther Damián Pérez, exhibe un conjunto de irregularidades y violaciones cometidas por funcionarios de las Secretarías de Administración y del Trabajo, esto por permitir que empleados de base utilicen sustancias químicas altamente tóxicas, sin contar con el equipo elemental para su aplicación en sus respectivas labores del campo.
En una visita de inspección que realizó al Parque “El Tequio”, María Esther Damián Pérez observó y constató que la bodega para el almacenamiento de productos agroquímicos no reúne las condiciones mínimas de seguridad, pues ésta prácticamente es una covacha.
Durante la jornada de inspección, según el reporte del dictamen en referencia, se aplicaron encuestas a 53 empleados, 43 hombres y 10 mujeres, respectivamente, cuyo rango de edad va de los 20 a los 72 años de edad, con un nivel de escolaridad de primer grado de primaria a licenciatura concluida, y con antigüedad de 6 a 25 años de trabajo.
Las áreas de trabajo en las que se encuentran adscritos los empleados son: agroforestal (ornamental y mantenimiento), vivero, agrícola, sericultura, lombricomposta y vigilancia. Los trabajadores que realizan labores de campo, según el dictamen, utilizan los siguientes agroquímicos:
Insecticidas: Ambush, Tamarón, Parathión Etílico y Velvestin. Herbicidas: Gramoxone, Coloso, Tarea y Faena. Fungicidas: Derosal, Previcur, Cupravit, Agrimicin, Manzate, Ridomil y Captan. Asimismo, se refiere el uso de otro agroquímicos aplicados en años anteriores como: Bromuro de Metilo, Lannate, Parathión Etílico en líquido y Furadan.
Los trabajadores del Parque “El Tequio”, conforme la jornada de inspección y el reporte de resultados del dictamen, establece que éstos se encuentran expuestos totalmente a los diferentes agroquímicos que utilizan, su ropa y equipo de protección se limita a: camisola, pantalón de mezclilla, botas, guantes de carnaza y sombrero o gorra.
La ingesta de alimentos por parte de los empleados la realizan en las propias áreas de su trabajo, no existe un área de comedor, además de que la ropa que utilizan no es sometida a tratamiento especial para su limpieza, el lavado lo realizan sus familiares, quienes también quedan expuestos a los efectos nocivos de los agroquímicos.
A lo anterior se suma el desconocimiento de los empleados sobre los riesgos de salud por el uso de agroquímicos, esto ante la falta de información y divulgación sobre el uso adecuado de dichas sustancias, situación que ya propició afectaciones en la salud de trabajadores, como el caso de Librado Bulmaro Barroso Carmona, quien ya registró la pérdida de un pulmón, en tanto que otros de sus compañeros presentan quemaduras de piel y son propensos de contraer cáncer de piel.
Las conclusiones
El reporte del dictamen es contundente: Las áreas denominadas Viveros y Cultivo Experimental del Parque “El Tequio” registra severa contaminación ambiental por el uso de 77 diferentes sustancias tóxicas.
De acuerdo al dictamen, la aplicación de las sustancias citadas violenta la Norma Oficial Mexicana NOM-003-STPS-1999, relativa a las actividades agrícolas-uso de insumos fitosanitarios o plaguicidas e insumos de nutrición vegetal, o fertilizantes-condiciones de seguridad e higiene.
Se agrega que las sustancias Lindano, Paraquat y Pentaclorofenol, son plaguicidas autorizados pero cuyo uso es restringido en el catálogo oficial de plaguicidas publicado en el Diario Oficial de la Federación del 19 de agosto de 1991, debido a su alto grado de contaminación y son utilizados de manera libre en el vivero, sin aplicar un parámetro de seguridad.
Ante los severos daños causados a la salud de los trabajadores, en la demanda se solicita a la Junta de Conciliación y Arbitraje para los Empleados al Servicio de los Poderes del Estado de Oaxaca que mediante resolución obligue al Gobierno Estatal y Secretarías demandadas para que proporcionen soluciones en materia de higiene y salud, ya que actualmente dichos rubros son inexistentes en la fuente de trabajo de los actores.
De igual forma se exige a las mismas instancias que suspendan el uso de las citadas sustancias tóxicas en la fuente de trabajo de los demandantes, para evitar un mayor perjuicio en la salud e higiene de los trabajadores.
Cabe añadir que según el reporte de resultados del dictamen, la aplicación de 77 diferentes sustancias tóxicas en el Parque “El Tequio” no sólo ha causado severos daños a la salud de los trabajadores, también se ha dañado y contaminado el ecosistema, flora y fauna, al grado de que la existencia de fauna de aves en la zona es nula.