image

• Aplaude y denuncia, señala y enamora, ama y olvida.

DEDICATORIA: DULCE ADORACIÓN CELAYA MARTÍNEZ, POETA JUCHITECA.

¡PIDO LA PALABRA! Desde esta tribuna periodística para decirte, que hay palabras daga y hay palabras rosal, hay palabras estrella y hay palabras pantano. La poesía lo canta todo. Luz y sombra, bajadas y subidas.
El gran poeta lo expresó: “Hágase la luz”. Con un verso creó al universo. Todo está creado de poesía. En la esencia de los habitantes del planeta está palpitante la poesía.
Ante los feminicidios, los ejecutados, los secuestros, los asaltos, clima asfixiante que recorre México, es un imperativo la poesía que denuncia, que señala, que se indigna. ¡YA BASTA!
El pánico recorre la geografía mexicana, si vas a pie, si vas en coche, si vas de día, si vas de noche. En tu casa, en la calle, en la escuela, en el trabajo, hay nerviosismo, intranquilidad, desasosiego, se respira miedo.
En momentos como estos debe haber nacido “Los Heraldos Negros” de César Vallejo:
Hay golpes en la vida, tan fuertes… ¡Yo no sé!
Golpes como del odio de Dios; como si ante ellos,
la resaca de todo lo sufrido
se empozara en el alma… ¡Yo no sé!

Son pocos; pero son… Abren zanjas oscuras
en el rostro más fiero y en el lomo más fuerte.
Serán tal vez los potros de bárbaros atilas;
o los heraldos negros que nos manda la Muerte.

Y la lista de desaparecidos, acribillados, extorsionados, crece con la lluvia de balas, la estadística se dispara, y nadie hace nada. El miedo llegó muy arriba.
Ya van dos noches de lectura de poesías en la calle en Oaxaca de Juárez. La gente llega lee, escucha, y hay desahogo, hay placer, se vive con la palabras, ellas tienen vida. El 21 de marzo es el “Día Mundial de la Poesía”.
Llega otro poema, es de Israel González: YA BASTA.
Estoy cansado del odio mundial
Hay que hacer conciencia individual
No bajemos la cabeza
Gritemos sin vergüenza

Aquí en estas páginas la mencioné, y hoy les entrego el poema “Sangre Nuestra” de Susana Chávez, poeta asesinada:
SANGRE NUESTRA.
Sangre mía,
de alba,
de luna partida,
del silencio.
de roca muerta,
de mujer en cama,
saltando al vacío,
Abierta a la locura.
Sangre clara y definida,
fértil y semilla,
Sangre incomprensible gira,
Sangre liberación de sí misma,
Sangre río de mis cantos,
Mar de mis abismos.
Sangre instante donde nazco adolorida,
Nutrida de mi última presencia.

Ojo, mucho ojo: “Aun con toda su farsa, penalidades y sueños fallidos, el mundo es muy hermoso. Sé cauto, esfuérzate por ser feliz”. Así finaliza Max Ehrmann su poema “Desiderata”.

*DIRECTOR DEL PROGRAMA RADIOFÓNICO VOZ, EDUCACIÓN Y COMUNIDAD DEL CSEIIO. maldonado3001@hotmail.com