image

Por: Gildardo Mota
En franca violación a la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos, las Leyes Federal del Trabajo y del Servicio Civil para los Empleados del Gobierno del Estado, el titular de la Secretaría de Asuntos Indígenas, Adelfo Regino Montes retiene desde marzo salarios de cuatro trabajadores de base que fueron asignados en ese mismo mes a la citada dependencia estatal a través de la Secretaría de Administración.
La retención de salarios en forma concreta e indebida la realiza el Jefe de Recursos Humanos de la SAI, Ángel López López, cuñado-primo de Adelfo Regino Montes, quien afirma que sólo recibe órdenes de su familiar y no del secretario de Administración y menos del Director de Recursos Humanos.
La violación a los derechos humanos de los trabajadores de base en referencia se desarrolla abiertamente ante el ausentismo de protección del Sindicato de Trabajadores de los Poderes del Estado e Instituciones Descentralizadas de Carácter Estatal, pues algunos de sus representantes como es el caso de Medardo Ventura Sosa han creado un red de complicidades con funcionarios de la SAI.
Y es que Ventura Sosa, quien es empleado de base adscrito a la Secretaría General de Gobierno, simultáneamente representa a un grupo de doce empleados en la SAI, quienes recientemente adquirieron sus respectivas bases mediante proceso de compra.
La venta de las doce bases la realizó Ventura Sosa, según fuentes cercanas a la SAI, entre los compradores de base se ubica Ulises Diego Luna, cuñado de Adelfo Regino Montes; Ventura Sosa también estaría ofertando una base al Jefe de Recursos Humanos, Ángel López López, razón por la cual el funcionario retiene salarios a empleados, por temor a ser desplazado en sus aspiraciones.
Cabe citar que López López carece de perfil académico para desempeñar el cargo de Jefe de Recursos Humanos en la SAI, sin embargo, su relación familiar con Regino Montes le permitió obtener un nombramiento de asesor, pero ejerciendo otro cargo.