image

* Falta de información y una población no informada genera rechazos y actitudes ignorantes contra las y los niños.

José Luis Sarmiento Gutiérrez

Con el objetivo de difundir, concientizar y ayudar a las personas involucradas con la discapacidad, la Fundación Corazón Down celebró el Congreso Nacional en la materia, donde asistieron especialistas y padres de familia convencidos de que sus hijos tienen un buen presente y un promisorio futuro por delante.
“Desgraciadamente hoy en día hay mucha falta de información, una población no informada genera rechazos y actitudes ignorantes contra los niños, por lo que convocamos a padres de familia, estudiantes, profesionistas y al público en general a recapacitar”, señaló el dirigente de la asociación civil, Mario Pérez Martínez.
Siendo el municipio de Oaxaca de Juárez, primer lugar nacional en nacimientos de niños y niñas con Síndrome de Down, es lamentable la apatía de las instancias gubernamentales para interaccionar en este tema.
Sin embargo, estima Mario Pérez Martínez, lo mejor es la organización social. “La Fundación Corazón Down es un proyecto lleno de amor y satisfacción en beneficio de todos los niños y sus familias”.
Brindando terapias diarias a unas 70 niñas y niños, en el tema físico, ocupacional, lecto-escritura, de lenguaje y psicológica, además de apoyos para que los padres admitan a sus hijos y los respalden, este organismo es hoy punta de lanza en acciones para este sector en Oaxaca.
“Lo que más apremia ahora es tener instalaciones propias y equipos adecuados para dar un mayor beneficio a nuestros niños; estamos trabajando con lo básico y requerimos de muchas cosas”, recalcó Mario Pérez Martínez, fundador de esta iniciativa.
Por su parte Francisco Javier Teutlilla, coordinador académico del Centro de Apoyo y Calidad de Vida con sede en Querétaro, aclaró que el Síndrome de Down es una condición de vida, por lo que apostó a que las madres y padres de familia tengan mayor información para romper mitos y tabúes.
Con todo el potencial para desarrollar actividades productivas y ser personas independientes, los padres de niños Down tienen que apostar a la calidad de vida, pero también la sociedad en su conjunto debe romper el mito de que “no pueden o no saben” y se quite eso de todas las empresas.
“Si un chico se formó en ciertos conocimientos, el reto es trabajar para lograr que tengan acceso a la vida laboral y que al final del día no se queden sin trabajo, además de la inclusión social, cultural, administrativa y colectiva en cualquier ámbito de la comunidad”.
El especialista estimó que dentro de las instituciones oficiales hay otras prioridades, “parecería que las personas con Síndrome de Down no van a ser productivas y desde ahí no se apoya ni promoverán acciones a favor de ellas, ese apéndice se debe de quitar en sector salud, educación, trabajo, deporte y otras, donde tienen que abrir espacios de participación”, subrayó.
Durante el Congreso se contó con la participación de destacados ponentes y espe3cialistas en el tema del Síndrome de Down, lo que permitió a los padres de familia e invitados gozar de nuevas herramientas.