image

* Crisis política, académica y social, negocios turbios, outsourcing, porrismo y hasta narcotráfico, el sello de Eduardo Martínez Helmes durante su rectorado.

Tan sólo de mayo a diciembre de 2012, el rector de la UABJO pagó con presupuesto público más de 72 millones de pesos a la empresa Taxx Answers S.A de C.V.

Gildardo Mota

Mientras la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca enfrenta una grave problemática económica, administrativa, laboral, académica y social, el rector Eduardo Martínez Helmes ha sacado provecho de la situación al convertir a esta casa de estudios en un negocio millonario en lo referente a la subcontratación laboral, outsourcing, su socio, en este gran saqueo al presupuesto público, es la empresa Taxx Answers S.A de C.V.
La citada empresa desde 2012 estaría percibiendo de la administración central de la UABJO, en promedio cada quincena, cerca de tres millones de pesos, tan sólo de mayo a diciembre de ese mismo año, Taxx Answers S.A de C.V., registró un ingreso de 72 millones 517 mil 700 pesos, de los cuales el 87% correspondió al presupuesto federal.
De los más de mil 500 empleados que son reconocidos por la UABJO y que se encuentran afiliados a cinco sindicatos, al menos 600 están sujetos al esquema de subcontratación mediante la empresa Taxx Answers S.A de C.V., la cual mantiene vínculo con la administración central universitaria a través de Elios Vásquez Zárate, cuñado del rector, Eduardo Martínez Helmes.
Documentos a los cuales tuvo acceso este medio informativo, revelan que el 14 de enero de 2013, la UABJO pagó a la citada empresa de outsourcing 3 millones 622 mil 144 pesos por concepto de contratación de personal independiente por actividades profesionales.
El 12 de julio de 2013, la administración central de la UABJO habría pagado por el mismo concepto a Taxx Answers S.A de C.V., la cantidad de 3 millones 920 mil 96 pesos, dos meses después se registra otro pago, pero éste menor a los anteriores por el mismo concepto y un monto de 2 millones 465 mil pesos 382 pesos.
Las anteriores cifras establecen que durante 2013, los 600 empleados subcontratados por la citada empresa pasaron de percibir quincenalmente en forma individual 6 mil 533 pesos a 4 mil 108 pesos, esto pese a la firma de contrato colectivo de trabajo suscrito con los Sindicatos de Trabajadores Académicos de la Universidad de Oaxaca y de Trabajadores y Empleados de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca.
Según la documentación, durante 2013, el pago menor que recibió de la administración central de la UABJO la empresa Taxx Answers S.A de C.V., fue de 2 millones 281 mil 154 pesos, esto el 13 de febrero.
En este escenario, es importante mencionar los resultados de un proceso de fiscalización que aplicó la Auditoría Superior de la Federación de número 690 y fechado el 8 de abril de 2015, relacionado a los Subsidios Federales para Organismos Descentralizados Estatales, expone sobre el proveedor Taxx Answers S.A de C.V., lo siguiente:
“La contratación del servicio se realizó por medio de adjudicación directa , sin presentar evidencia documental que asegure haber obtenido las mejores condiciones disponibles en cuanto a precio, calidad, financiamiento, oportunidad y demás circunstancias pertinentes; el contrato celebrado no contiene los requisitos mínimos que establece la normativa aplicable, toda vez que no describe la autorización del presupuesto para ser erogado en este servicio, el importe del contrato, el producto o servicio a entregar, al tratarse de un servicio no se especifica la utilidad que obtendrá el proveedor”.
“Asimismo, el contrato fue formalizado el 17 de mayo de 2012 con periodo de ejecución del 16 de mayo al 31 de diciembre de 2012, por lo que no se cuenta con evidencia de la formalización de un compromiso o la obligación de la prestación de un servicio ni el pago. En relación a los pagos efectuados al proveedor Taxx Answers S.A de C.V., por 72 millones 517 mil 700 pesos, de los cuales 63 millones 90 mil 400 corresponden a la aportación federal, en facturas presentadas no se describe el número de personas contratadas, no se hace referencia qué contrato ampara la factura, ni los criterios para determinar la remuneración de cada servicio prestado”.
“Por otra parte, en visita domiciliaria del proveedor Taxx Answers S.A de C.V., el contador de la empresa, entregó un contrato de suministro de servicios con fecha de formalización del 3 de enero de 2013, y con un periodo de ejecución del primero de enero al 31 de diciembre de 2013, documentación de la cual la Universidad no aclaró la discrepancia de los contratos; además, no proporcionó la relación de personal que ampara el monto de la factura autorizada para pago al proveedor, ni la información en la que se detalle el perfil solicitado, remuneración mensual o quincenal, actividad a desempeñar y la relación contractual del personal con Taxx Answers S.A de C.V., y con la UABJO”.
Cabe señalar que la Auditoría Superior de la Federación detectó irregularidades en la Cuenta Pública correspondiente al ejercicio 2013, por 5 millones 720 mil 231 pesos a través de un procedimiento fiscal aplicado al gasto federalizado, con fecha 14 de octubre de 2015.
La instancia fiscalizadora refiere que las auditorías se desprenden del cumplimiento a los artículos 134 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, artículo 25 párrafo IV de la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público y cláusula tercera inciso B del Convenio de Apoyo Financiero de fecha 7 de enero de 2013.
Documentos oficiales revelan la complicidad que mantienen el rector de la UABJO, Eduardo Martínez Helmes con la empresa Taxx Answers S.A de C.V., un claro ejemplo es el oficio SPR/1907/2013, de fecha 14 de mayo de 2013, dirigido al Secretario de Finanzas de la Universidad, Dr. Raúl Zenteno Juárez y suscrito por el secretario Particular del rector, Lic. Erick Gómez Ramírez, el cual manifiesta:
“Por instrucciones del Sr. Rector Lic. Eduardo Martínez Helmes, adjunto al presente factura original número 460 de fecha 14 de mayo de 2013, a nombre de Taxx Answers S.A de C.V., lo anterior para su conocimiento y pago a proveedor en virtud del visto bueno del Sr. Rector”.
De acuerdo a los documentos, Taxx Answers S.A de C.V., tiene su domicilio fiscal en el número 16 de la calle Eliseo Jiménez Ruiz, en el municipio de San Lorenzo Cacaotepec, perteneciente al distrito de Etla.

Abraham Martínez, la sombra

La familia Martínez Helmes pretende perpetuar su poder en la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca, razón por la cual debe entenderse el “pacto” con Jorge “El Coco” Castillo, operador político-financiero del Gobernador, Gabino Cué Monteagudo, quien prácticamente recomendó al sociólogo, Eduardo Bautista Martínez, en calidad de aspirante a la Rectoría para el periodo 2016-2020, elección que habrá de celebrarse en la segunda quincena de mayo y que mañosamente fue adelantada al viernes 13.
Previo a la elección de Rector en la UABJO, es un hecho que en el citado proceso participan como aspirantes: Eduardo Bautista Martínez, Miguel Ángel Reyes Franco y Silviano Cabrera Gómez, el primero como propuesta del “Coco” Castillo y del Rector saliente, Eduardo Martínez Helmes, el segundo impulsado por el PRI y el último por el Sindicato de Trabajadores Académicos de la Universidad de Oaxaca.
La participación de tres aspirantes genera condiciones propicias para el grupo del “Coco” Castillo, Eduardo Martínez Helmes y Abraham Martínez Alavés, pues con ello se fragmentaría el voto y podrían manipular la elección a favor de Eduardo Bautista Martínez, además de tener a su favor la integración de la Comisión Electoral, cuya presidencia recae en Luis Abel Solano, académico de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, y encargado de la Licenciatura en Entrenamiento Deportivo.
A lo anterior se debe agregar el presupuesto público y el pandillerismo corporativo (porrismo) que utilizará la familia Martínez Helmes para operar en el proceso de elección de Rector y perpetuarse en el poder, pues existen acuerdos políticos y económicos, así como confrontaciones históricas entre Abraham Martínez Alavés y Leticia Briseño, esposa del candidato Eduardo Bautista Martínez, y la división que propiciará el ex dirigente del STAUO y lacayo de Enrique Martínez, ex funcionario de los Servicios de Salud en Oaxaca, Amilcar Sosa Velasco.
También habrá que referir la Ley Orgánica de la UABJO, vieja, obsoleta y rancia como los aspirantes a la Rectoría, que se escudarán en el uso del voto secreto y universal para que un conjunto de estudiantes, en su mayoría sin formación cívica, académica e ideológica, elegirán a quien en los próximos cuatro años rescate o entierre en definitiva a lo que en Oaxaca se considera como la Máxima Casa de Estudios.

A la vieja usanza priísta

Para algunos actores de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca, Abraham Martínez Alavés representa la figura de un político ladino, para otros la de un personaje acomplejado, sin embargo, todos coinciden que su presencia en la vida interna de la institución educativa ha causado mucho daño académico, administrativo, financiero y laboral, al grado de que la familia Martínez Helmes es considerada como La Familia Real o La Corte de los Millones.
Originario del municipio de San Juan Bautista Jayacatlán, desde su adolescencia, Abraham Martínez Alavés siempre se identificó con las causas del PRI y de la clase gobernante estatal en turno, hasta 1968 militó en las filas del citado partido, se desempeñó como “asistente” en la casa del funcionario del Poder Judicial del Estado, Agustín Márquez Uribe, ubicada en las calles de Independencia y Díaz Ordaz, en la ciudad de Oaxaca.
Durante la década de los sesentas Martínez Alavés formó parte de las juventudes priístas que encabezó Heladio Ramírez López, quien en calidad de Gobernador, posteriormente agradece con un nombramiento en el Tribunal Superior de Justicia la pleitesía del joven proveniente de San Juan Bautista Jayacatlán.
De 1965 a 1968, Martínez Alavés se desempeñó como dirigente de la Federación Estudiantil Oaxaqueña, cuyo organismo mantenía un fuerte vínculo con el Gobierno del Estado, agrupaba a todas las mesas directivas estudiantiles de la UABJO, sus actividades se limitaban a organizar la coronación del Rey Feo y “la quema del mal humor”, como agrupación se concentraba mayormente en aplaudir al PRI-Gobierno.
Entre junio y julio de 1968, estudiantes de las Escuelas de Derecho, Medicina y Comercio como Cipriano Rojas, Moisés González Pacheco y Demetrio Saavedra convocan a los integrantes de la FEO a asamblea para manifestar respaldo al movimiento estudiantil de 1968, Martínez Alavés no asiste a la reunión, temporalmente desaparece la FEO y se crean otras agrupaciones como el Comité de Huelga, lo que años después propicia la creación del Bufete Popular Universitario y la Coalición Obrero, Campesino Estudiantil de Oaxaca.
Ante el silencio y entreguismo de Martínez Alavés, emergen otros rostros de voces inconformes dentro de la base estudiantil, entre ellos: José Antonio Castillo Viloria, Ernesto Velásquez y Jorge Machorro Flores. Para enero de 1969, la brigada blanca secuestra y traslada al Campo Militar Marte a Moisés González Pacheco, se convoca a elecciones en la FEO y se elige al primer presidente disidente, Eusebio Zárate Silva, quien se identifica con el movimiento social de izquierda y desaparece hasta 1975 con la dirigencia de Jaime Mayoral Gómez.
De militante de las juventudes priístas, Martínez Alavés se integra en 1970 como empleado gris en la entonces Comisión Agraria Mixta, durante el periodo del Gobernador, Fernando Gómez Sandoval, en ese mismo año el Gobierno Estatal concede formalmente la autonomía a la UABJO, entonces el Consejo Universitario era paritario, el Rector fungía como Presidente de la Federación, el Director Presidente de la Sociedad de Alumnos y representante de profesores, por lo que se las decisiones que se acordaban eran formales.
Obtener la autonomía permitió que el movimiento estudiantil lograra en la década de los setentas la destitución del Rector, Guillermo García Manzano, el movimiento asumió otros objetivo como la destitución del Gobernador, Manuel Zárate Aquino, la libertad de los presos de Juchitán de Zaragoza, la salida de fuerzas policiaca y paramilitares del edificio central de la UABJO (hoy edificio central de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales), así como la entrega de subsidio al Rector, Felipe Martínez Soriano.
Martínez Alavés tuvo como asistente en la Comisión Agraria Mixta a Miguel Ángel Concha Viloria, quien años después sería Rector de la UABJO y más tarde vocero del Gobierno de Ulises Ruiz Ortiz, con ellos laboró otro burócrata priísta, Justiniano Carballido.
Entre 1973 y 1974, Martínez Alavés ingresa a la Escuela de Derecho para dar clases, al parecer de criminalística, posteriormente lo nombran director de la institución a propuesta del grupo del Bufete Popular Universitario que encabezaba, Rafael Gasga Iturribarría “El Camello” y Jorge Zárate Mijangos.
Durante este proceso Abraham Martínez Alavés sorpresivamente se radicaliza y encabeza la Organización Netzahualcóyotl “Los Coyotes”, organización de izquierda que sostuvo vínculos con el Partido Revolucionario, Obrero, Campesino, Unión del Pueblo (PROCUP), por lo que Abraham es levantado y torturado por el entonces titular de la Dirección Federal de Seguridad, Miguel Nazar Haro.
Ya con el apoyo del Gobernador Heladio Ramírez López, Martínez Alavés es nombrado magistrado del Tribunal Superior de Justicia, esto en 1989, pero en ese tiempo sólo existían salas penal y civil, por lo que opta por renunciar a los cuatro años de su nombramiento, años después con la anuencia del poder se jubila como catedrático de tiempo completo en la UABJO, se asignó una antigüedad de cercana a los 40 años.
Cabe referir que un privilegio que también recibió Martínez Alavés bajo el manto del Gobierno de Heladio Ramírez López, fue ser diputado federal plurinominal del PRI, espacio que cedió por escaso conocimiento legislativo a su compañero de fórmula, Aquiles López Sosa, ex presidente de la Gran Comisión de la LVII Legislatura Local, ex coordinador de asesores de Gobierno y asesinado durante el Gobierno de José Nelson Murat Casab.
Cuando López Sosa asumía la presidencia de la Cámara de Diputados, Martínez Alavés fue ingresado a la nómina como un diputado más, gozaba de privilegios, argumentando tener nexos para negociar con los grupos guerrilleros, vil mentira, como lo hace actualmente con los integrantes del Sindicato Universitario de Maestros, mostrando una imagen de humilde, pero cuya verdad conocen los fundadores del SUMA: Eusebio Jarquín, Jaime Mayoral, Víctor Raúl Martínez y Francisco Martínez Neri.

Utilizan a MORENA

Además del Sindicato Universitario de Maestros, el rector de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca, Eduardo Martínez Helmes, con asesoría de su padre, Abraham Martínez Alavés, encontró un nuevo instrumento político: el Movimiento de Regeneración Nacional, de cuyo Consejo Consultivo forma parte.
En calidad de integrante del Consejo Consultivo, Eduardo Martínez Helmes influyó en la dirección nacional del citado partido político para promover la designación de Hilda Graciela Pérez Luis y Alba Cerna López, ambas como candidatas a las diputaciones locales por los distritos 13 y 14, con sede en Oaxaca Juárez, zona sur y norte, respectivamente.
Así como Martínez Helmes tiene el control de la UABJO a través del pandillerismo corporativo, funcionarios universitarios corruptos y dirigencias sindicales a modo, en el presente proceso electoral debuta como “operador político” de MORENA, ofertando una supuesta militancia de izquierda, para hacer triunfar a este partido en alguno de los dos distritos que conforman Oaxaca de Juárez.
Hilda Graciela Pérez Luis, delegada con supuesta licencia del Sindicato de Trabajadores de los Poderes del Estado e Instituciones descentralizadas de Carácter Estatal de Oaxaca del Sistema DIF en Oaxaca y Alba Cerna López, ex directora del Instituto de Ciencias de la Educación de la UABJO, son las propuestas a candidatas a diputadas locales por los distritos 13 y 14 que presentó Martínez Helmes ante MORENA.
Ante el desconocimiento concerniente a la trayectoria política de los aspirantes a diputados (a) locales, la dirigencia nacional de MORENA se dejó llevar primeramente por el Consejero Estatal, secretario de Asuntos Indígenas y Campesinos del mismo partido, y ex Senador del PRD, Armando Castillo Contreras, quien enlazó a Eduardo Martínez Helmes y Abraham Martínez Alavés con Andrés Manuel López Obrador, posteriormente los dos últimos en referencia vendieron una imagen de “luchadores sociales” y “revolucionarios” para influir más tarde en la selección de aspirantes a cargos de representación populares.
Y es que Hilda Graciela Pérez Luis, en su calidad como delegada sindical en el DIF y simpatizante del Partido Revolucionario Institucional, aprovechó el poder para colocar a familiares en calidad de empleados en la dependencia estatal, además de suscribir acuerdos a cambio de plazas, nivelaciones y préstamos con el entonces secretario general del STPEIDCEO, Juan Rafael Rosas Herrera.
Pérez Luis contendió por la secretaría general del STPEIDCEO a través de la planilla oro en diciembre de 2011, declinando en el proceso por su similar de la planilla rosa, Rosas Herrera, con quien sacó provecho de la representación sindical hasta que la entonces directora del Sistema DIF Oaxaca, Fátima García León, descubrió y frenó los excesos de la delegada sindical.
La intromisión abierta de Martínez Helmes en la estructura de MORENA pone en riesgo la estabilidad de la UABJO en pleno proceso de sucesión en Rectoría, pues este acontecimiento exhibe una descarada posición partidista de la actual administración central universitaria.