image

* Repavimentan tramos en buen estado y abandonan zonas críticas en este proyecto privatizado que alardearon desde hace tres sexenios.

José Luis Sarmiento Gutiérrez

En pésimas condiciones se encuentra el tramo del municipio Ánimas Trujano en la mal llamada “súper-carretera” desde la ciudad de Oaxaca a la costa, la cual se edifica con recursos privados bajo el esquema de Proyecto de Participación Social (PPS), donde la empresa ocurrentemente se puso a repavimentar trechos que se encuentran en excelente estado, para abandonar los que están devastados por las primeras lluvias.
Una verdadera burla para los oaxaqueños que escucharon en el sexenio de José Murat que la vía detonaría el progreso de todo el estado; una cachetada al pueblo en el mandato de Ulises Ruiz, quien incluso inauguró dos veces el trayecto inconcluso con el presidente Felipe Calderón; peor aún con Gabino Cué, que tras tantos años ofreció la inauguración de la misma.
Yes que en este proyecto privatizado hacen obras ocurrentes como repavimentar un tramo en excelentes condiciones como el que comprende desde la llamada “Y” Griega, hasta el municipio de San Bartolo Coyotepec, en dirección desde la costa hacia la capital, cuando hay otros que demandan acciones emergentes.
Luego de que la empresa “OMEGA” fuera declarada sin liquidez económica hace cinco años, provocando el colapso del proyecto por otros dos años, fue Ingenieros Civiles Asociados (ICA) del grupo CARSO, propiedad de Carlos Slim, la que obtuvo los derechos para terminar y explotar la supuesta “súper-carretera”.
El Secretario de Comunicaciones y Transportes (SCT) Gerardo Ruiz Esparza y el gobernador Gabino Cué, también dijeron que antes del 2015 la “súper vía” estaría terminada desde Barranca Larga hasta Ventanilla. Fue mentira. Tres gobernadores con el mismo cuento.
Tan sólo en Ánimas Trujano –en la curva peligrosa de “Los Pinos”, donde han muerto varias personas en percances automovilísticos–, la carretera está devastada, mientras que a un kilómetro y medio se hacen obras absurdas, sin razón ni consenso, en tramos que se encontraban en perfecto estado.
Tras la burla de tres gobiernos, cientos de automovilistas tuvieron que aguantar los cortes a la circulación en sitios donde no hacía falta, para luego desembocar a tremendos baches y zanjas en esta “súper-carretera” que sólo sirve como membrete político.

sarmientogutierrez@yahoo.com.mx @sarmientodebate