image

Por: Gildardo Mota
Un secuestro en contra de un joven de 19 años que padece retraso mental cometido por un bebedor consuetudinario identificado con el alias de “el canalla” exhibe nuevamente el actuar desaseado de la presidenta municipal de Soledad, Etla, Sonia González Playas, quien pretende encubrir su negligencia institucional con actos de intimidación y represión en contra de vecinos y familiares que participaron en la búsqueda del desaparecido.
Alfredo Sánchez Silva, quien fue secuestrado el 3 de julio cerca de las 8:30 horas en la cabecera municipal de Soledad, Etla, por “el canalla”, fue hallado hasta las 20 horas del 5 de julio por la señora Sara Gabriel Zurita, sobre la avenida Eduardo Mata, frente a una tienda de autoservicio, en la ciudad de Oaxaca, esto luego de que vecinos y familiares organizaran su búsqueda, ante la falta de apoyo de la autoridad municipal.
El joven desaparecido fue llevado la noche de ese martes hasta el palacio municipal para ser entregado a sus padres Severo Sánchez Silva y Virginia Silva García, sin embargo al siguiente día la presidenta municipal, Sonia González Playas intentó obligar a empleados municipales que participaron en la búsqueda del desaparecido a firmar un documento en donde reconocieran que la autoridad municipal habría encontrado al citado joven.
Y es que desde el domingo por la mañana, luego de la desaparición del joven Alfredo Sánchez Silva, la presidenta municipal de Soledad, Etla, Sonia González Playas, tuvo conocimiento del secuestro por parte de familiares de la víctima, sin embargo, nunca prestó la ayuda para que los policías municipales iniciaran la búsqueda, pese a que recibió un reporte de que el desaparecido fue visto ese mismo día por última vez cerca de las 9 horas en Guadalupe, Etla.
Ante la indiferencia de la autoridad municipal, Ángel Sánchez Silva, hermano del desaparecido y policía municipal de Soledad, Etla, pidió ayuda a vecinos de la cabecera municipal para buscar a su consanguíneo, por lo que gracias a ellos y a la señora Sara Gabriel Zurita fue hallado el martes por la noche Alfredo Sánchez Silva.
Previo al hallazgo del desaparecido, los regidores de policía, educación y el síndico municipal, Orlando Cruz Sosa, Anatolia Hernández Gaytán y Constantino López Rojas, respectivamente, además de no prestar la ayuda solicitada por familiares del desaparecido, se limitaron a intimidarlos, recurriendo incluso al ingreso violento del domicilio de Ángel Sánchez Silva, por negarse a firmar el documento que le presentó la presidenta municipal.
El allanamiento del domicilio de Ángel Sánchez Silva fue cometido por el director de la policía municipal de Soledad, Etla, Cosme López Rojas, hermano del síndico municipal, con el argumento de pedirle el radio portátil y el uniforme de la corporación, sin embargo, la acción represiva respondió a la resistencia de encubrir la negligencia de la presidenta municipal.
Pero no sólo los familiares del desaparecido son víctimas de actos de intimidación y represión por parte de la autoridad municipal, también lo son vecinos que participaron en la búsqueda de Alfredo Sánchez Silva, cuyos domicilios son asediados por policías de Soledad, Etla, razón por la que un grupo de ellos responsabilizaron de cualquier agresión que se cometa en su contra a la presidenta, Sonia González Playas.
A lo anterior se suma la amenaza de despido a los empleados municipales Ángel Sánchez Silva y Anel Ramos Cruz, ésta última vio por última vez al desaparecido en Guadalupe, Etla, sólo por el hecho de resistirse a firmar un documento en donde tendrían que admitir que gracias a la intervención de la autoridad municipal el citado joven habría sido hallado.
Los citados empleados municipales y vecinos de Soledad, Etla, presentaron este jueves una queja ante la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca una queja en contra de la autoridad municipal de Soledad, por lo que se radicó el expediente DDHPO/1470/(06)/Oax./2016, a través de la Visitadora Adjunta, Lorena Ivette Alvarado Sánchez.
Cabe referir que Sonia González Playas arribó a la presidencia de Soledad, Etla, con las siglas del PRD, posteriormente traicionó a este instituto político para incorporarse al Partido del Trabajo para contender en calidad de candidata a diputada local por el distrito XII, Santa Lucía del Camino, perdiendo en dicho proceso electoral por su pésimo historial y ante un conjunto de irregularidades cometidas por sus familiares.