img_2991

La diputada Victoria Mercado Sánchez (Movimiento Ciudadano) afirmó que los trastornos del sueño en la niñez son considerados una problemática pública, estimándose que 30 por ciento de la población infantil los padece y la principal causa es el uso de dispositivos electrónicos.

A través de un punto de acuerdo, la legisladora precisó que el uso de teléfonos celulares, tablets y laptops se ha convertido en el pasatiempo de los niños, dejando en el olvido todos aquellos juegos que los hacía ejercitarse y poner a trabajar la memoria.

El sueño es un factor importante para la salud y para el buen desarrollo de los infantes, ya que promueve bienestar, rendimiento en sus actividades, buena memoria, y menor índice de irritabilidad.

Mencionó que los trastornos del sueño en los niños son diferentes a los de un adulto y, por ende, puede generar una afectación en su estado emocional, físico, rendimiento escolar, disminución de concentración, problemas alimenticios, por lo que es importante diagnosticar el trastorno a tiempo y realizar el tratamiento adecuado.

Es necesario que las secretarías de Salud y de Educación Pública implementen campañas para atender este problema de manera inmediata, conjuntamente con los padres de familia, para que el uso de estos dispositivos sea adecuado y no generen graves consecuencias.

Mercado Sánchez refirió que la Organización Mundial de la Salud recomienda que los niños en edad preescolar duerman entre 10 y 13 horas; menores de 6 a 13 años, entre 9 y 11 horas; mientras que los adolescentes diez horas.

La diputada mencionó que un estudio de la Academia Americana de Pediatría y la Sociedad Canadiense de Pediatría, señala que una de las razones por las cuales se pide prohibir los dispositivos electrónicos en los niños es porque les causa trastorno del sueño, ya que al 75 por ciento de los menores se les permite la tecnología en sus habitaciones.

Advirtió que la estimulación del desarrollo cerebral causada por la exposición excesiva a las tecnologías, se asocia con déficit de atención, retrasos cognitivos, problemas de aprendizaje, impulsividad y disminución de la capacidad de autorregularse.