img_3064

Por: Gildardo Mota
Más de 400 empleados de confianza que van del nivel 16 al 23 pretenden ser cesados por el Director Administrativo de la Secretaría General de Gobierno, Héctor Arnoldo Porras Corral, con el fin de colocar en esos espacios a personal de su confianza, situación que podría derivar en un nuevo conflicto laboral en la administración que encabeza Alejandro Murat Hinojosa, esto a menos de 10 días de asumir el Poder Ejecutivo.
Y es que desde el 7 de diciembre el Director Administrativo de la SEGEGO está exigiendo la renuncia de todos los mandos medios y superiores, así como de empleados de confianza que realizan labores administrativas, con fecha retroactiva al 30 de noviembre, esto para evitar pagarles la presente quincena y el aguinaldo.
La solicitud la habría realizado el citado funcionario de la SEGEGO en forma verbal, lo que generó malestar en trabajadores de confianza.
Porras Corral anteriormente se desempeñó como Director de Recursos Materiales en la LXII Legislatura Local, cuya Presidencia de la Junta de Coordinación Política, en un principio encabezó el diputado del PRI, Alejandro Avilés Álvarez, hoy titular de la Secretaría General de Gobierno.
Cabe citar que Porras Corral fue el operador de la compra de equipo para habilitar un gimnasio en la sede del Poder Legislativo, precisamente cuando Avilés Álvarez se hallaba al frente de la JUCOPO, se erogaron cerca de 727 mil pesos, de los cuales más de 400 mil se destinaron para la compra de equipo profesional y el resto para instalación de una cafetería y construcción de baños.
El equipo fue adquirido directamente y sin mediar contrato a Eduardo Canseco Acosta, hijo de la entonces secretaria general del Comité Directivo Estatal del PRI, Elizabeth Acosta, este mismo personaje proveyó a la Cámara de Diputados de implementos para la instalación de la cafetería, el complejo deportivo nunca operó, aunque sí se erogó la citada suma de dinero.
Porras Corral también fue el mismo operador que pretendió conceder 42 bases laborales para igual número de recomendados de los integrantes de la LXII Legislatura Local, quien por cierto enfrentó la inconformidad de los empleados de base.
El hoy funcionario de la SEGEGO, en su paso como Director de Recursos Materiales de la Cámara de Diputados incurrió en la compra irregular de bienes e insumos, se le acusó de alterar el pago de facturas y de simular compras.