* Impugnaciones en los tribunales electorales mantienen al candidato del PSD a la presidencia municipal con un pié fuera de la contienda.

AC0D3701-02FD-42CD-A211-9AAD4E57BC35

 

 

Villa de Zaachila, Oax.- Sergio Chacón Rojas fue motivo de una impugnación más ante el Tribunal Estatal Electoral del Poder Judicial del Estado de Oaxaca, la cual fue presentada en el Órgano Jurisdiccional Oaxaqueño, aunque el promovente solicitó a los Magistrados que el documento sea turnado a la Sala Regional Xalapa del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. Se espera que con esta medida que definitivamente fuera de la contienda el candidato del Partido Social Demócrata, cuya postulación se dio pisoteando los derechos de Marino Vásquez Martínez, verdadero militante del PSD. Dentro del Juicio Para la Protección de los Derechos Políticos Electorales del Ciudadano, Vásquez Martínez argumenta que cumplió con lo estipulado por la convocatoria emitida por el comité ejecutivo estatal de fecha 21 de febrero del 2013 y en particular que se inscribió en tiempo y forma como lo marca la base cuarta de la mencionada convocatoria. Afirma que el Comité Ejecutivo Estatal del Partido Social Demócrata le entrego la constancia de Precandidato a Presidente Municipal de la Villa de Zaachila y que como lo marca la convocatoria en mención en su base II fue electo candidato, pero con compromisos en lo oscurito el líder del PSD en Oaxaca, Manuel Pérez Morales, impuso a Sergio Chacón como candidato. Chacón Rojas, después de que no consiguiera ser candidato del Partido Revolucionario Institucional PRI y antes de buscar el registro del PSD, hizo la lucha por ser postulado en el Partido Unidad Popular, quedando la incógnita de los compromisos económicos que ha contraído con empresas, de ahí su capricho de llegar a la presidencia municipal. Marino Vásquez Martínez confió en que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación resuelva conforme a derecho, porque los argumentos legales le favorecen y toda vez que los partidos políticos no son franquicias para vender candidaturas violentando los derechos de sus militantes.