image

El Comité Directivo Estatal del Partido Revolucionario Institucional, en coordinación con la Secretaría de Asuntos Internacionales, llevaron a cabo la conferencia “Liderazgo Político” a cargo del Dr. Félix Hernández Pizarro, como una estrategia de acción que debe tener el PRI en torno al frágil ambiente político-electoral que vive el estado, y sobre todo, la institución misma.

En este encuentro con militantes del Partido Revolucionario Institucional y sociedad civil en general, Félix Pizarro deja ver que es necesaria una evolución en el ejercicio del poder, una evolución del gobierno y una evolución del pensamiento político, haciendo una profunda reflexión acerca de que los conflictos sociales que hoy enfrentamos en el estado mexicano, es la emulación misma de aquella sociedad por la que un día fuimos conquistados.

Menciona que el liderazgo es una virtud clave para tener un mejor proyecto de gobierno y de ciudadanía, distinguiendo entre los líderes natos y los que se forman, y en Oaxaca, el mayor ejemplo de liderazgo nato son aquellos municipios regidos por usos y costumbres. Asegura que todos nacemos con esta virtud, y quien cree que no la tiene puede desarrollarla. Sin embargo, las condiciones económicas, políticas y sociales que nos rodean, así como la educación y cultura, son factores preponderantes a la hora de intentar desarrollar un liderazgo.

Aunque no existe una fórmula que asegure la fabricación de un liderazgo, el elemento clave es la respuesta emocional, el enlace entre lo que la sociedad piensa y lo que tú dices, creando una empatía entre la sociedad y la persona que habla. Félix Pizarro menciona que para llevar este liderazgo a un plano electoral, se necesita de la mercadotecnia política como instrumento para permear en el estado, distrito o municipio, donde a través de un pertinente análisis estadístico, psicográfico y de antropología social te permita conocer las necesidades y motivaciones reales de la población y dirigir así el discurso emocional que tanto se habla.

El ponente expresó que Oaxaca necesita representantes que abandonen sus intereses personales, dar un giro a la vieja idea de servirse de la política, en vez de servir para ella. Plantea que la solución no está en cambiar a los políticos, es cambiar uno mismo y ceder intereses personales por los intereses colectivos. Aunque el expositor no se considera un romántico de la política, cree fervientemente que podemos lograr un mejor oaxaca, hombres y mujeres con un sentido social solidario, amor a su estado a su familia y a todo lo que lo rodea.

Hizo un llamado a todos los militantes de su partido a trabajar en unidad, ya que es la única que podrá asegurar el triunfo del partido. Promueve ir más allá de pasiones personales, más allá de intereses personales y grupales, sosteniendo que el partido es algo más grande, somos nosotros, es el amor a Oaxaca. Propone decir adiós a la política maquiavélica, adiós a las estrategias de Tzun Tzu, y pide a los políticos ser humanos, con sentido social.

Hernández Pizarro dijo que los grandes hombres antepusieron intereses de su nación a los intereses personales, eh ahí la clave de la trascendencia. Ser líder es pensar en los demás y que Oaxaca requiere del amor de sus ciudadanos, requiere de consensos por el bien público y no por los particulares, requiere de la unidad de sus ciudadanos comprometidos con su comunidad, requiere de seres humanos sensibles a las necesidades básicas del prójimo. En resumen aclama hacer política con el corazón.